¿Qué es la calefacción por radiación infrarroja?

A pesar del buen tiempo que estamos teniendo este invierno, las noches siguen siendo fías. Dependiendo de dónde residamos, la calefacción sigue siendo necesaria para mantener una temperatura confortable. Durante las épocas de transición, una opción eficiente es la calefacción por radiación infrarroja o térmica. A continuación, proporcionamos algunos consejos para su uso.

¿Qué implica la calefacción por radiación infrarroja?

También conocida como radiación térmica, este método de calefacción emplea emisores de infrarrojos altamente eficientes, transmitiendo la energía del calor a través de emisiones electromagnéticas. Los cuerpos absorben estas emisiones infrarrojas y las convierten en calor.

Esta forma de calefacción se recomienda especialmente para espacios exteriores, donde la irradiación y el calentamiento son más efectivos. A diferencia del método convencional de calentar el aire, la radiación infrarroja logra generar calor de manera más precisa.

Ventajas de la calefacción por radiación infrarroja

La instalación de calefacción por radiación infrarroja o térmica no solo ahorra energía, sino que también brinda comodidad a los usuarios y es respetuosa con el medio ambiente, ya que no contamina. El calor se genera directamente sobre el cuerpo expuesto, similar a cómo lo hace el sol sobre la Tierra. Además, este calor se utiliza de manera eficiente en los lugares donde se necesita, evitando dispersiones innecesarias en el ambiente.

Consejos para el uso de la calefacción por radiación

La ubicación óptima para instalar las placas de calefacción por infrarrojos es el techo, garantizando así un rendimiento del 100%. Estas placas calientan hacia abajo en un radio de 2 metros sin pérdida de calor significativa. Cada habitación debe contar con su propio termostato para ajustar la temperatura según las necesidades y preferencias de los ocupantes.

El aluminio es el material más eficiente en la emisión de infrarrojos, aunque también se pueden encontrar placas de vidrio de carbono, que ofrecen un diseño más elegante aunque con un rendimiento ligeramente inferior (aproximadamente un 35% menos). El rendimiento global dependerá de la zona climática, la orientación de la vivienda y las dimensiones específicas de cada habitación, considerando las cinco zonas climáticas diferentes en España.

Salir de la versión móvil