Jannah Theme License is not validated, Go to the theme options page to validate the license, You need a single license for each domain name.
EcologíaSostenibilidad

Como convivir con los patinetes eléctricos en la ciudad

En una época en la que apenas nos habíamos acostumbrado a la presencia de bicicletas en la ciudad; han surgido los patines eléctricos como una nueva forma de desplazarse en trayectos cortos. Aunque ciudades como Ámsterdam llevan décadas adaptadas a la coexistencia de coches, bicicletas, tranvías y peatones; la situación es más compleja en grandes urbes como Barcelona o Madrid.

Desde 2018 las ventas privadas de patinetes eléctricos llevan disparadas. Diversas empresas de alquiler surgieron para facilitar la movilidad en zonas urbanas.

Convivir con los patinetes eléctricos en la ciudad

Estos patinetes eléctricos ofrecen diversos beneficios para aquellos que realizan trayectos cortos o se desplazan al trabajo:

  1. Rapidez: Ahorran tiempo en los desplazamientos en comparación con caminar.
  2. Comodidad: No causa cansancio ni sudoración, y se puede usar cualquier calzado o ropa.
  3. Sostenibilidad: Su funcionamiento eléctrico los convierte en una tecnología limpia.
  4. Salud: Requieren equilibrio, lo que implica un ejercicio moderado al desplazarse.

Sin embargo, también presentan algunas desventajas:

  1. Poca estabilidad: No son adecuados para todos, ya que se necesita equilibrio y una forma física mínima para utilizarlos de manera segura.
  2. Seguridad: Alcanzan velocidades de hasta 20-30 km/h, por lo que los accidentes pueden tener graves consecuencias; es recomendable usar casco.
  3. Aparcamiento: Si se utiliza un patinete propio, encontrar estacionamiento puede ser un problema, ya que son pesados y no se pueden llevar fácilmente a lugares cerrados para evitar robos.

La regulación de los patinetes eléctricos ha sido un desafío para los ayuntamientos, ya que no contaban con normativas específicas para su circulación en la ciudad. Algunos municipios han implementado restricciones de velocidad; mientras que otros han prohibido su uso en aceras, fomentando su uso en carriles bici.

Aun así, la falta de una red de carriles bici dificulta su uso. Los ayuntamientos deberán abordar estas cuestiones para adaptarse a la evolución de la movilidad urbana; siendo el patinete eléctrico un ejemplo claro de estos cambios.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba