Jannah Theme License is not validated, Go to the theme options page to validate the license, You need a single license for each domain name.
Sostenibilidad

Descubre los edificios de consumo nulo de energía

En 2018 se estableció como obligatorio que todos los edificios públicos lograsen un consumo energético cercano a cero, mientras que el resto de construcciones debían adaptarse para alcanzar esta meta antes de 2020. Esta normativa europea buscaba promover la eficiencia energética en los edificios. Sin embargo, en nuestra sociedad actual, surge la interrogante de si estamos preparados para mantener este tipo de construcciones. En este artículo, te explicaremos qué son exactamente los edificios de consumo energético cero.

¿Qué son los edificios de consumo energético cero?

Los edificios de consumo casi nulo de energía (EECN) son aquellos que utilizan la mínima cantidad de energía necesaria para el correcto funcionamiento de los servicios básicos, como calefacción e iluminación. En el siglo XIX, los edificios se limitaban a una chimenea para calentar y cocinar. Sin embargo, en el siglo XX, con la búsqueda de mayor comodidad, surgieron instalaciones mecánicas y el uso de energías contaminantes que no consideraban el impacto ambiental. En la actualidad, la arquitectura ha cambiado su enfoque, considerando estudios climáticos y el aprovechamiento de energías renovables.

Lo más destacado de estos edificios es que están diseñados para minimizar el consumo de energía sin sacrificar el confort al que estamos acostumbrados.

¿En qué áreas consumimos energía?

Es importante tener en cuenta que el consumo de energía se debe a nuestras acciones, no a los edificios en sí mismos:

  • Encendido de calefacción cuando sentimos frío.
  • Uso del aire acondicionado en épocas de calor.
  • Calentamiento del agua para ducharnos.
  • Iluminación de espacios interiores.
  • Utilización de electrodomésticos, desde secadores de pelo hasta neveras.

Sin embargo, ¿por qué debemos esforzarnos por consumir menos energía? Este consumo genera emisiones de CO2 que contribuyen al efecto invernadero y al aumento de la temperatura global del planeta. Estas emisiones a su vez afectan al cambio climático, poniendo en riesgo los ecosistemas que sostienen la vida en la Tierra.

¿Cómo se logra un consumo casi nulo de energía?

Los edificios deben ser diseñados con una demanda energética reducida, aprovechando recursos naturales como la radiación solar, la luz natural, el viento y el calor del suelo. Además, las instalaciones en estos edificios deben ser altamente eficientes y provenir de fuentes de energía renovable, como paneles solares, sistemas geotérmicos y placas fotovoltaicas.

En definitiva, los edificios de consumo casi nulo de energía representan un paso importante hacia la eficiencia energética y la reducción de nuestra huella ambiental. Estamos en un momento crucial para adoptar estas prácticas y construir un futuro más sostenible para las generaciones venideras.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba